UN AÑO DE ACAMPE

Hace ya un año de aquel día en que los vecinos autoconvocados en "Santa María sin basura" decidimos acampar en el camino Las Moritas, ingreso al predio pretendido por Cormecor para instalar un enorme basural. Compartimos las bellas palabras de un gran compañero.

– Anuncio –

UN LINDO RECUERDO, UNA HERMOSA AVENTURA
Hoy hace un año ya se plantó el ACAMPE. Hay diversas versiones de qué día fue el que se estableció este lugar, en sus comienzos algo austero, bastante rudimentario rodeado de pequeñas carpas, pero lleno de conversaciones, de debates interminables incontables historias que se fueron sucediendo en todo este proceso, inundado de aromas, aroma de campo, de un que otro asado, de diversas delicatessen en incontables ocasiones. Una charla larga por la noche con un que otro manjar líquido.
Un espacio inundado por risas, desbordado de esperanza. Aquí es donde se respira lucha, en los lomos de su historia y en el de un puñado de vecinos desde el comienzo hasta hoy fueron dejando su pequeña impronta.
Un espacio que pertenece a la comunidad y no a individuos, ya que lo conforman varios objetos… de todos un poquito. Un lugar donde también la fe se hace presente, la esperanza, y sobre todo la convicción de nuestra comunidad.
Sí, este pequeño espacio que se levantó en el km 794 en la RN 36, que nadie se imaginaría todo lo que ha llegado ha representar, pasaron dos grandes inundaciones, pasaron jornadas de intenso calor, de fríos que calaban hondo y hasta en los huesos, intensos vientos, a veces de hasta casi 100 km por hora. Pasaron y pasan las gentes. Van y vienen historias. Lugar de encuentro de vecinos de una pequeña porción del departamento Santa María.
Espacio que fue y es testigo de incontables sapiencias, acunó la música de muchos artistas en un que otro evento.
¿Cómo no quererlo? ¿Cómo no sentirnos orgullosos? ¿Cómo no seguir apoyando? …Si este lugar ha sido testigo de una gran transformación, grandes contrastes de colores desde el negro gastado de las gomas de autos y camiones hasta el verde intenso de la flora que lo rodea. Cómo no querer este espacio que sirvió y sirve como la amalgama perfecta entre las diversas realidades que existen en nuestro pueblo.
Gracias a todos los que dejan y dejaron su granito arena. Enormemente agradecido.

Franco Reynoso

You might also like More from author

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.