Santa María sin Basura es un colectivo de vecinos autoconvocados conformado a partir de octubre de 2016 para impedir la instalación de un megabasural en las inmediaciones de su pueblo, Villa Parque Santa Ana. Ésta es una localidad de 5.000 habitantes ubicada a 20 km al Sur de la ciudad de Córdoba, camino a Alta Gracia (Dpto. Santa María). En cercanías de esta localidad, el municipios de Córdoba, nueve intendencias de su área metropolitana[1] y el Surrbac (sindicato de recolectores de basura) asociados en la corporación Cormecor S.A., quieren instalar una Planta de “tratamiento” y fosas para la disposición final de Residuos Sólidos Urbanos (RSU) que por sus dimensiones (500 ha) sería el tercer basural más grande de Sudamérica. Según el proyecto de Cormecor S.A., allí depositarían la basura de Córdoba y toda su zona metropolitana (alrededor de 40 localidades) durante al menos 30 años.

[1]               Además de Córdoba, son socios de Cormecor los municipios de Villa Allende, Río Ceballos, Alta Gracia, Despeñaderos, La Calera, Estación Juárez Celman, Malvinas Argentinas, La Bolsa y Villa los Aromos.