Inauguran ermita en el Acampe contra el megabasural de Cormecor

- Anuncio -

- Anuncio -

Este viernes 11 de diciembre a las 10.30 hs, se inaugurará en el “Acampe contra el basural” (Ruta 36 km 20) la ermita “Nuestra Señora de Itatí”. El lugar albergará todas las imágenes religiosas que fueron dejadas allí durante los últimos cuatro años, como pedido de protección y expresión de fe de personas que protagonizaron y acompañaron la lucha contra la instalación del megabasural de Cormecor en cercanías de Villa Parque Santa Ana.

El acampe y sus santos

El 26 de octubre de 2016 vecinos y vecinas de Villa Parque Santa Ana, Alto el Durazno y Potrero del Estado-Bouwer, se congregaron espontáneamente en el acceso al predio pretendido por Cormecor para instalar el tercer basural más grande de Sudamérica. Allí, bajo una fría llovizna al costado de la ruta 36, improvisaron una carpa con una lona de camión. Un puñado de personas de todas las edades se quedaron en el lugar, teniendo por todo escudo una tela pintada con aerosol con la leyenda: “No al basural”.

Ese día, la prensa había informado la suspensión de la cautelar otorgada al Amparo presentado por la familia Gremo que impedía a la empresa Cormecor iniciar obras en el lugar. Apenas dos semanas antes, los vecinos de Villa Parque Santa Ana se habían enterado por la prensa de la inminente instalación de un mega-enterramiento sanitario para la ciudad de Córdoba y otras 20 localidades de la región metropolitana en cercanías de su pueblo. Nadie sabía nada. Nadie había sido consultado. Nadie quería más montañas de basura sacrificando la calidad de vida de pequeños pueblos… La lucha contra el basural estaba comenzando.

Aunque a fines de 2016 la Justicia dejó en firme la medida cautelar contra Cormecor, impidiéndole ingresar al predio, la resistencia y permanencia en el Acampe duró más de cuatro años…

Lili y Franco, dos vecinos de Villa Parque Santa Ana, se instalaron en el lugar día y noche, mientras otros grupos de vecinos se rotaban en guardias… Aunque Lili volvió a su casa tras varios meses de permanecer en el Acampe; Franco se quedó permanentemente, siendo el vigía del lugar por más de cuatro años… Sí, más de1400 días, en los que soportó calores y fríos intensos, vientos huracanados, tormentas torrenciales y hasta inundaciones… Entre ellas, la famosa inundación de la planta de tratamiento de residuos peligrosos, Taym.

Franco en el Acampe.

El Acampe fue por mucho tiempo un espacio de reunión y manifestación de los vecinos y vecinas de la zona. Allí se realizaron Eco-peñas, almuerzos y cenas comunitarias, sesiones del concejo deliberante de Villa Parque Santa Ana, talleres de percusión, intervenciones artísticas corporalizadas, reunión con legisladores, inspecciones oculares, etc…

Diferentes vecinos fueron dejando en el acampe recursos para volver al lugar más confortable, murales para volverlo más acogedor, banderas y carteles con demandas ambientales para que todo el que pasara por la ruta 36 supiera lo que el pueblo quería y lo que No quería… Pero, también diferentes personas en distintos momentos dejaron en el lugar varias imágenes de vírgenes y santos, consagrados y populares… Los “santitos” fueron ocupando un rincón que se volvió un altar dentro de la “cocina-comedor” del Acampe. Entre esas imágenes se destaca por su tamaño y ornamentación, una virgen de Itatí. La virgencita, que fue traída por una familia correntina, fue acogiendo en su ermita de madera a las otras imágenes: estatuillas del gauchito Gil, de San Francisco de Asís, San Jorge, de la virgen de Lourdes, de Lujan, estampitas de San Expedito, del sagrado corazón… Una verdadera expresión de la religiosidad popular. Expresión de una diversidad de formas de fe conjugadas en una sola voluntad: impedir la instalación de otro mega-basural en la zona.

En diciembre de 2019, la Cámara I en lo Contencioso Administrativo falló a favor del Amparo Ambiental presentado por vecinos y por la municipalidad de Villa Parque Santa Ana. Dictaminó que el predio elegido por la empresa Cormecor, no es apto. Señaló que Cormecor no respetó las recomendaciones dadas por la Universidad Nacional de Córdoba en relación a la necesidad de que el predio de enterramiento sanitario se apartara por un mínimo de 4 Km de cualquier población, para evitar afectar la calidad de vida de las mismas. Recordemos que el predio en litigio está a tan sólo 1 km de Villa Parque Santa Ana, a menos de 3 km de Bouwer y a menos de 4 km de Los Cedros. Dentro de la zona de impacto directo del basural (2 km) quedarían también los parajes habitados de Alto El Durazno y Potrero del Estado, incluida su escuela.

Dado que la Municipalidad de Córdoba, el gobierno provincial y la empresa Cormecor, apelaron el fallo; los vecinos y vecinas continuamos esperando la resolución del Tribunal Superior de Justicia.

Mientras tanto, en tiempos de pandemia, el dueño del campo dónde se instaló el “Acampe”, Daniel Gremo, decidió construir una instalación permanente en el lugar dónde puedan permanecer los “santitos” que nos acompañaron en esta lucha ambiental. Se trata de una ermita que tiene como figura central a la virgencita de Itatí, pero que alberga a una diversidad de santos consagrados y populares que representan la fe de un pueblo unido en un sólo objetivo: defenderse contra la contaminación, la violencia institucional y la injusticia.

Daniel decidió que la ermita llevara el nombre de “Nuestra Señora de Itatí”, porque al investigar la historia de la virgen hubo varios datos que lo sorprendieron. En primer lugar, la tradición cuenta que un grupo de indios guaraníes encontraron la imagen de la virgen en la costa del Alto Paraná, cerca de un lugar llamado “Puerto Santa Ana”, sobre una roca (en guaraní: Ita tí es punta de piedra) y la trasladaron a una reducción cercana. La virgen habría desaparecido en varias oportunidades siendo una y otra vez encontrada en cercanías de Puerto Santa Ana; por lo que los franciscanos trasladaron la reducción a ese emplazamiento. En segundo lugar, se cuenta que tiempo después la virgen actuó en defensa de los habitantes nativos de la reducción asolados por ataques de otros grupos indígenas. Se dice que la repentina división del arroyo Yaguarí ahuyentó a los atacantes, y fue atribuida a la acción milagrosa de la virgen de Itatí. El Puerto de Santa Ana se convirtió años después en la ciudad de Itatí, y su virgen, en la patrona de Corrientes.

Para los creyentes las coincidencias no son casuales. Por una parte, la virgen nuevamente se ubica en otro pueblo llamado Santa Ana (Córdoba). Un pueblo también en peligro. Y recordemos que durante la inundación del 28 de marzo de 2017, el Acampe -con la vírgen- quedó en el medio de dos “ríos” provenintes de la cuenca pluvial de Santa Ana. Una correntada inundó Taym, hacia el sur, y otra, hacia el norte, inundó el predio pretendido por Cormecor para instalar el enterramiento sanitario. La inundación reveló los graves riesgos ambientales que implica la instalación de basurales en sitios inundables. También develó las falencias de los sitemas de tratamiento y disposición final de residuos, urbanos e incluso industriales, en nuestra provincia. Pero, por sobre todo, la inundación de Taym mostró la corrupción que atraviesa a la burocracia estatal encargada de autorizar y controlar este tipo de emprendimientos contaminantes. La inundación abrió los ojos de la Justicia.

Para los creyentes, repito, estas coincidencias no son casuales…Para los menos creyentes, estas coincidencias no dejan de erizarnos la piel.

El pueblo de Villa Parque Santa Ana ha sido defendido con la verdad, con el derecho, con la ciencia, con los cuerpos manifestantes en rutas, calles, plazas… y también con la fe en sus múltiples formas…

Por eso, este viernes 11 de diciembre a las 10.30 hs, se bendecirá la ermita “Nuestra Señora de Itatí” erguida en el lugar del Acampe (Ruta 36, Km 20), que seguirá albergando todas las imágenes religiosas y otros símbolos que han acompañado esta lucha.

También, en el lugar se plantarán algarrobos en memoria de vecinos que fallecieron por covid, y no pudieron ser despedidos por la comunidad. Entre ellos, entrañables militantes de la lucha contra el basural.

You might also like More from author

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.