CAUSA TAYM: IMPUTADOS EVADEN LA INDAGATORIA

En la última semana de agosto supimos que el fiscal Peralta Ottonello imputó a tres altos funcionarios de la empresa Taym por el delito de contaminación ambiental. La decisión fue tomada luego de haberse conocido los resultados de la pericia interdisciplinaria que concluyó en que la inundación y el desborde de la planta de residuos peligrosos, en marzo del año pasado, produjo contaminación en la zona y que los contaminantes peligrosos llegaron incluso al Canal Los Molinos-Córdoba, poniendo en riesgo la salud de las personas. Sin embargo, desde entonces, la defensa de los funcionarios imputados solo ha evadido las indagatorias, entorpeciendo el proceso judicial. La resolución de las oposiciones está en manos del fiscal de control Lasso.

– Anuncio –

Alberto Esteban Verra -presidente de Taym-, Cersar Ernesto Ripsky -gerente apoderado de la planta- y María del Milagro Aráoz -responsable técnica- fueron los tres imputados acusados del delito de contaminación ambiental.

El Fiscal de Alta Gracia los convocó para indagarlos el pasado jueves 30 de agosto, pero ninguno de los imputados se presentó, interponiendo excepciones, oposición al rechazo de las excepciones y apelaciones a estas oposiciones. Lo más grave de esta situación es que opera, más que como trabalenguas, como un verdadero traba proceso. A más de un año y medio de producido el hecho delictivo de contaminación ambiental, los responsables de la planta no permiten que fiscal pueda intimarles el hecho, suspendiendo el proceso aún antes de que comience; oponiéndose sin siquiera escuchar los fundamentos técnicos de las imputaciones. Y lo que es más preocupante: privando a los afectados directos del derecho a un juicio justo, equilibrado, ágil, y eficaz.

Por el momento, la resolución de los recursos de oposición planteados por la defensa de los responsables de la planta Taym -y consecuentemente la agilidad del proceso judicial- están en poder del Dr. Claudio Lasso, Juez de control de Alta Gracia.

Este tipo de actitudes evidencian, una vez más, el accionar evasivo de estos empresarios inescrupulosos frente al poder de la justicia, intentando mantenerse “intocables” ante un hecho tan grave como es la contaminación de la tierra, el aire y el agua; e incluso, de haber puesto en riesgo la salud de medio millón de cordobeses que consumen agua de la Planta Potabilizadora de Bouwer. Evidentemente esa es la mancha que el Grupo Roggio intenta evitar en el currículum de una de sus empresas.

Pero los vecinos de Villa Parque Santa Ana y del paraje Alto El Durazno no dejaremos de exigir el acceso a una verdadera justicia, que no se vea entorpecida por la presión y las maniobras dilatorias de los poderosos de siempre. No dejaremos de luchar por el cierre definitivo e inmediato de la Planta Taym y la remediación de toda la zona afectada. No dejaremos de decir que Fabián López -actual Ministro de Ambiente- y Javier Britch -Secretario de Ambiente- son los responsables políticos de este desastre ambiental.

Porque tenemos derecho a vivir en un ambiente sano: basta de proyectos contaminantes. Basta de zonas de sacrificio.

You might also like More from author

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.