Causa Cormecor: La UNC no avala el informe de Yorio y Macaño

Esta tarde el Honorable Consejo Superior de la UNC votó por unanimidad una resolución aclarando que el informe presentado a la Justicia por los ingenieros Daniel Yorio y Héctor Macaño (UTN) en relación a Cormecor S.A., NO REPRESENTA A LA UNC. El órgano superior de gobierno de la UNC señaló que le preocupa la salud de las poblaciones presentes y futuras próximas a los vertederos. Llamó a construir consensos sociales en torno a políticas ambientales sobre tratamiento de RSU y advirtió que debe priorizarse sobre cualquier interés, el bienestar y la salud de la población.

– Anuncio –

En el mes de julio los vecinos de la Asamblea Santa María sin Basura advertimos públicamente sobre la maniobra orquestada para evitar el serio y profundo tratamiento de las denuncias contra Cormecor S.A. Desde la Cámara I en lo Contencioso Administrativo, en vez de sortear los peritos para evaluar los diversos aspectos considerados en los amparos (participación ciudadana, distancias a la población, escorrentías, inundabilidad, vientos, afección a la salud, contaminación estratégica, etc.) decidieron arbitrariamente pedirle a la UNC que “evaluara y avalara” el Estudio de Impacto Ambiental presentado por Cormecor para decir si las objeciones de los vecinos “son de recibo” (admisibles). Llamativamente, el vicerrector Dr. Yanzi Ferreira, decidió remitir el pedido de la justicia a un solo profesional de la UNC, el ingeniero Daniel Yorio, muy cuestionado en otras causas ambientales. Y sin dar explicaciones, en vez de involucrar a otras unidades académicas de la UNC, lo remitió a la UTN, dónde respondió el Ing. Héctor Macaño. Macaño es director del Ciqa, dónde también es jefe de un área el Secretario de Ambiente Javier Britch, denunciado en estos amparos. Además, Macaño mediante el Ciqa fue uno de los proveedores de Cormecor, realizando estudios para el propio Informe que se le encargó evaluar. Así, Macaño actúa como juez y parte. Obviamente el informe producido por estos dos “profesionales” es totalmente favorable a Cormecor S.A. con argumentos insostenibles. Arrogándose la facultad de contestar sobre puntos disciplinares totalmente ajenos a su formación, mediante retórica tendenciosa y científicamente infundada.

Paralelamente, el Departamento de Antropología, a pedido de los vecinos, realizó una evaluación del Estudio de Impacto Ambiental en relación a los aspectos socio-ambientales. Al respecto los profesionales señalaron la debilidad metodológica del estudio de Geoambiental-Cormecor, la inconsistencia y contradicciones de sus conclusiones y la manipulación tendenciosa de los datos. Por lo cual concluyeron que el EIA presentado por Cormecor es “técnicamente inadmisible”. El Informe del Departamento de Antropología fue avalado por el Honorable Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

A pesar que consiliarios habían solicitado formalmente al Rector que informara sobre el procedimiento administrativo que llevaba adelante en relación al pedido de la Justicia en torno a la causa Cormecor, no obtuvieron respuesta y a principios de septiembre Yorio y Macaño presentaron su informe a la justicia “como” la voz de la UNC, aunque no fue aprobado por ningún Consejo universitario. Esta evidente maniobra inescrupulosa puso en alarma a toda la comunidad universitaria generando un escándalo académico interno.

El martes pasado la Comisión de Vigilancia y Reglamento del HCS, recibió a los vecinos y escuchó su legítimo reclamo. Los vecinos describieron el proceso y las características del informe de Yorio y Macaño y reclamaron que la UNC se comprometa con la verdad, la justicia, la protección de las comunidades y la sustentabilidad ambiental.

Esta semana se sumó al reclamo la Facultad de Ciencias Químicas, que en una declaración del HCD cuestionó la falta de información sobre el procedimiento de elección de los profesionales y unidades académicas dispuestos por el rector y vicerrector para responder sobre un tema tan complejo. E instó a que se atendiera la problemática desde una perspectiva multi e interdisciplinaria tanto hacia el interior de la UNC como en la Comunidad. Esta semana el Departamento de Geografía de la FFyH también se expidió con un informe crítico que cuestiona el EIA de Cormecor S.A.

El tema fue tratado hoy en Sesión del HCS dónde por resolución el máximo órgano de gobierno de la UNC señaló que el informe de Yorio y Macaño no representan la opinión de la UNC y no puede ser tomado como resolutivo. Y expresaron su preocupación por el impacto sobre la salud de poblaciones presentes y futuras cercanas a predios de tratamiento de RSU. Advirtieron sobre la necesidad de llevar adelante políticas ambientales de tratamiento de RSU consensuadas entre diversos actores sociales. Demandando que se priorice por sobre cualquier interés, el bienestar y la salud de las poblaciones.

Este es un fuerte revés a las prácticas inescrupulosas que usurpan el prestigio de la UNC para legitimar procesos viciados de irregularidades que involucran directamente a funcionarios públicos de distintos niveles estatales, en desmedro de los derechos, el ambiente y la calidad de vida de poblaciones.

Saludamos el compromiso de la comunidad universitaria que comprende la gravedad de la situación y en honor a su juramento hipocrático asume el deber de defender el bienestar de la comunidad. Reiteramos nuestro pedido para que se involucren en el diseño de soluciones superadoras a Cormecor, centradas en el tratamiento de la basura en origen y el reciclado, que redunden en beneficios económicos, sociales y ambientales, reduciendo al máximo los enterramientos. Porque nadie merece vivir al lado de montañas de basura. Basta de zonas de sacrificio. Basta de Megabasurales.

You might also like More from author

Comments are closed, but trackbacks and pingbacks are open.